¡Sé una Mujer Segura de Sí Misma!

No sólo es saber que Dios te hizo una promesa, sino que te atrevas a ir en pos de ella, aunque los vientos sean contrarios. Eso es seguridad. Hace falta que tú tomes la iniciativa y para ello necesitas ser una mujer segura. ¿Segura de qué? De ti, de que tengas convicción, de que no des espacio a la duda y te lances. Ignora todo aquello que te venga a detener. Que otras vean que tú eres una mujer segura y te atreves a ir por aquello que creíste.

Las huellas del maltrato y cómo volver a reconstruirte como mujer y construir una familia saludable

Una mujer que se da la oportunidad de hacer todo lo que un día soñó, que se prueba así misma que puede vencer miedos y temores, que no permite que sus heridas la transformen en alguien que no es, que se da la oportunidad de enamorarse sabiamente; crece. Una mujer que aprendió a quererse y superarse va por buen camino.