Transforma tus Mañanas

6 de diciembre de 2018

Pensamiento: “Parte de conocerte como mujer es analizar tus horas de mejor productividad. Cuando otros duermen, tú puedes construir tus sueños. Puedes construir planes, implementar nuevas estrategias para lidiar con lo que trae el día, despertar tu lado creativo, adelantar lo que merece tu atención y te permitirá obtener algún beneficio a largo plazo. Hay tiempo para lograr lo que te propones. Cree en el poder de la planificación, la acción y la perseverancia.” Lisa Rodríguez

Verso Bíblico: “Dios, Dios mío eres tú; De madrugada te buscaré; Mi alma tiene sed de ti, mi carne te anhela, En tierra seca y árida donde no hay aguas…” Salmo 63:1

El primer pensamiento cada vez que nos levantamos debe ser para Dios. Esto te puede brindar una sensación de paz y de agradecimiento a la misma vez que comienzas a meditar en muchas otras cosas que rondan por tu mente. Es normal que al despertar comiencen las luchas. Es como una ola de pensamientos que se asoman, pero necesitas decirte a ti misma: “Reenfócate y Prioriza.” Una lucha con nuestra propia carne y espíritu; esos deseos fuertes de permanecer en la cama. Ciertamente la palabra de Dios no se equivoca cuando expresa: “Velad y orad, para que no entréis en tentación; el espíritu a la verdad está dispuesto, pero la carne es débil.” (Mateo 26:41) No te sientas frustrada cuando esto te suceda, ya que alimentar el espíritu es una necesidad esencial pero las luchas son sinónimo de nuestra humanidad. No somos mujeres súper espirituales que echamos a un lado nuestra realidad humana. Vive en gracia. ¡Calma! Poco a poco se educa y reeduca la mente para enfocarse en lo que merece la completa atención al despertar. Dios no te va a rechazar ni dejar de amar por verte luchar cada día. Aún las caídas sirven para levantar a otras. Tú historia puede ser el vehículo para traer libertad a otra. Solo no te detengas en tu búsqueda de Dios cada amanecer. Es un buen comienzo para transformar tus mañanas.

Cuando en mi corazón nació escribir sobre “Transformar tus Mañanas”, acepto que fallé días para reestructurarme y comenzar mis días de forma diferente. No solo buscar de Dios, sino hacer algo más. Algo diferente que alimentara las ganas de construir sueños y encaminarme para verlos realidad. El día trae sus afanes y muchas veces impiden que puedas enfocarte en lo que quieres hacer. Muchas interrupciones que no te permiten dar ese grado de excelencia cuando quieres hacer algo de calidad. Algo que habla de ti, de tu personalidad y carácter. En lo largo de estos últimos tres años he tenido miles de ideas y he empezado a ir tras lo que mi corazón muchas veces quiso y Dios anhela. Pero lo que nadie te dice es que experimentaras desilusiones, tendrás que detenerte por momentos, se asomará la frustración, sentido de fracaso, periodos largos de espera y muchas veces silencio. Hay momentos donde te puedes perder en esa búsqueda y Dios detiene tus planes. Muchas veces se descuida la relación con Dios por ir tras los sueños y se necesita poner un alto. Es un caminar difícil pero necesitas ser fiel a Dios y luego a tus sueños y permanecer veas lo que veas. 

¿Por qué nace “Transformar tus Mañanas”? Porque en las mañanas estamos libres de muchas responsabilidades y hay un ambiente propicio, más tranquilo para dirigir nuestra mente y corazón al cielo y buscar de Dios y su dirección. No es que dejes de tener sueños, metas y planes. Es que todos tus sueños y planes deben girar alrededor de Dios. El verdadero éxito está en colocar tu vida en orden. Si tus sueños y metas ocupan lo primero en tu vida nunca te sentirás satisfecha. Siempre estarás en la búsqueda por sentirte satisfecha y plena sin llenarte por completo. Y sin la dirección de Dios corres el riego de desviar tu corazón. Pero si Dios es lo primero en tu vida, encontrarás satisfacción y sentido en todo lo que hagas. Y podrás encaminarte a un éxito en todo lo que emprendas. Hay una prosperidad en el alma que solo Dios la da, a la misma vez que vas tras tus sueños terrenales. Aquellos que no anulan a Dios de nuestra vida personal y te permiten vivir sabiamente en este mundo. Una vida sin sueños ni aspiraciones corre el riesgo de ser común. 

Cuando escuchas la palabra “Transformación” rápido sabrás que ello te llevará a una reestructuración. Esto es una serie de cambios que te llevarán al fin deseado. Y ello conlleva un análisis personal, eliminación de conductas negativas, añadir nuevas formas de comportamientos a tu vida, transformación mental, destrucción de fortalezas o pensamientos no beneficios a tu vida, cambiar tu alimentación, ejercitarte, etc. Sabes que lo que viene es un cambio radical para una nueva forma de vida. Aquella que te llevará a disfrutar los días de una mejor manera, aquella que te permitirá vivir una vida con sentido, aquella vida que te permitirá progresar e ir subiendo nuevos niveles en muchas áreas de tu vida. Vivimos muchas veces sumergidas en una rutina que vale la pena analizarnos y comenzar a vivir una vida más fascinante. Una vida trascendente y emotiva. Aquella que no te vuelve una mujer descuidada, ni desbalanceada, ni enajenada a tus responsabilidades; pero que le  añade ese toque especial de ser una mujer diferente, dispuesta a ser ejemplo y que utiliza sus talentos para promover cambios, impartir sabiduría, servir, emprender, proponer alternativas y soluciones y todas aquellas cosas que impulsan un bien.

Lo primero que necesitas para empezar una transformación es una introspección personal de tu vida. Las mejores transformaciones empiezan haciendo un análisis interno de las fortalezas y debilidades. Una fachada bonita que carece de una buena estructura interna al final será un desastre cuando vengan tiempos difíciles. ­­­¿Realmente quieres construir una mujer débil? Y no me mal interpretes en esto. Hago esta pregunta para que veas si eres capaz de ser una mujer fuerte que ve los obstáculos como oportunidades y no como excusas. No importando si algunas veces te sientes en el suelo o te derramas en llanto, ya que esto es parte de nosotras. ¿Realmente quieres una mejor versión de ti? Los mejores fundamentos son aquellos que se fortalecen desde el interior. Que si un día fueron débiles, hoy están más fuertes que ayer. Su construcción se hizo bien pensada, analizada y con buenas estrategias desde sus comienzos. Y si hay una falla más adelante, porque esto está en nuestra humanidad, se busca mejorarla. No necesitas una apariencia bonita solamente, necesitas alimentar tu corazón y tu mente correctamente para llevarte a una transformación. Muchas veces los pensamientos que albergas adornan tu ser y te hacen lucir más hermosa. Si lo deseas, has una lista personal y evalúa que cambios necesitas hacer. Busca estrategias para que esos cambios rindan frutos. Tú mejor que nadie te conoces y sabes qué funcionará en ti. Idea un plan para permanecer en lo que te propongas. Es normal que venga el desánimo. Busca a un soporte para que, cuando vengan esos momentos,  tus manos y tus fuerzas no decaigan. No es lo mismo estar derrumbada que destruida. Y no fuiste llamada para esto último. Una mujer necesita de otras para salir adelante. No seas una mujer solitaria.

Anhela transformar tus mañanas y todos tus días. Llenarte de la única fuente de amor, paz y verdadera dirección. Esto es parte de ser buenas administradoras del tiempo. Las mañanas te permiten llenarte de claridad para aprender a manejar mejores tus días. Y si eres estructurada como yo, adelantas aquellas cosas que merecen tú enfoque completo y no las postergas. Personalmente, me gusta cumplir con mis responsabilidades antes de empezar cualquier cosa. Ello me permite vivir en tranquilidad y sin apuros. La organización, la planificación, el no procrastinar y la disciplina traen esos beneficios. Ser una mujer responsable contigo misma te ayuda a ser responsable con otras cosas. Nada mejor que empezar por ti. Y si lo piensas bien, esto es parte de vivir amándote. Es una forma de no anularte como mujer. La mujer de hoy en día es una llena de muchas demandas. ¿Y qué tiempo tienes para ti misma? Por eso mi invitación de analizarte y hacer cambios. Y las mañanas son perfectas para sacar ese tiempo para ti. Para que no llegue ese día y te sientas arrepentida por no haber pensado en ti. Puedes empezar a escribir un libro, leer, orar, hacer ejercicios, entre tantas cosas. Con una buena taza de café pueden nacer muchas cosas excelentes a tu vida. Cada caso es individual, pero haz algo por ti misma cada mañana. Es una buena oportunidad para dedicarte a crecer desde tu interior.

Con amor, 

Lisa Rodríguez

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s