Lidera con Sabiduría

20 de noviembre de 2018

Pensamiento: “He encontrado que, para liderar con sabiduría, deberás establecer siempre una conducta personal íntegra y constante. Tus acciones no serán ignoradas. Lo más que comunica quién eres son tus acciones. Lo que haces y hablas; y la congruencia entre esas dos cosas.

Cree en que se puede lograr liderar con sabiduría. ¿Y cómo podrás observar que liderar sabiamente es posible? Esa forma de liderazgo se reflejará en la retroalimentación de las personas que te rodean en el entorno donde te logres desempeñar. Observarás que nacerá por naturalidad y no por obligación. Sabes, no necesitas tener una posición de prestigio para influir en los demás. Existen muchas personas con altos puestos jerárquicos que no son líderes. Sin embargo, existen muchos “anónimos” que gozan de cualidades de liderazgo dignas de ser reconocidas e imitadas. Puedes influir y lograr cambios positivos en donde te encuentres. No te limites, cree en tus capacidades y no temas asumir retos. Date el permiso para crecer, adquirir nuevos conocimientos y retarte. Date la oportunidad para liderar con sabiduría. Necesitarás de confianza, firmeza y seguridad. Cuando confías en tu propio juicio, escuchas alternativas (porque nunca está demás), integras un equipo en la búsqueda de soluciones, eres flexible, escuchas y estableces un mecanismo para promover una buena comunicación; vas por buen camino a ser vista como una buena líder. Vas camino al éxito. Sea personal, espiritual, social, etc.

“Sin dirección, la nación fracasa; el éxito depende de losmuchos consejeros.”

Proverbios 11:14

Hoy te compartiré algunas cualidades y respuestas que podrás apreciar cuando las personas a tu alrededor, directa o indirectamente, te comunican que observan cualidades en tu persona que te hacen lucir como toda una líder. Son los frutos de lo que has sembrado y demostrado constantemente. Tus ojos militarán con sabiduría, buscarás la dirección en la fuente correcta, perseguirás el ejemplo correcto, tus decisiones las canalizarás con sabiduría; y aunque no estás exenta de cometer errores, lograrás enmendar y volver al escenario con más fuerza y experiencia. ¿Quién te ha dicho que no podrás aprender de los errores? ¿Quién te ha dicho que un error es el fin? Un error no te descalifica como líder. Ser humana, de por sí, te coloca en una posición de vulnerabilidad. Vas a cometer muchos errores. Pero, de los errores y fracasos podemos obtener las mejores enseñanzas. Incluso, puedes aprender de los errores de otras(os). Cree en que la mentoría es una herramienta poderosa y puedes hacer de ella una gran aliada.

¿Cuáles podrían ser esas cualidades y formas de ver respuestas positivas hacia tu forma de liderar?

  1. Respeto: cuando eres vista como una líder gozarás de respeto hacia tu palabra, a tu forma de establecer relaciones y a tu manera de actuar. Hay una correlación entre la forma en que hablas y los pensamientos que haces tuyos. Estos serán reflejados en las acciones y si son congruentes añadirán credibilidad a tu ser. Tus acciones serán los precursores para ganarte el respeto de los demás. 
  2. Comunicación Efectiva / Escucha Activa: No hay nada que garantice el éxito si no existe una comunicación efectiva. Y para eso se necesita ser un escucha activo. Y con esto me refiero a que hay que saber escuchar a los demás, no ignorar las diferentes necesidades, tener flexibilidad, tener una visión clara y abarcadora, tomar decisiones sabias, etc. También, con esto te añadiré la diligencia y el procurar actuar con anticipación para la prevención de conflictos innecesarios. Todo esto es parte de la comunicación efectiva y la experiencia.
  3. Disposición / Pro-actividad: Si existe algo placentero es observar que creen en ti y que las cosas que propongas son escuchadas, meditadas, implementadas, mejoradas y que sobre todo se observe la disposición de los otros a seguir recomendaciones. Pero más aún es ver que los resultados del trabajo realizado en equipo fueron buenos, excelentes y agradables. Realmente puedes disfrutar de todos estos procesos de crecimiento. Cuando canalizas tus acciones buscando el bien general, y no el tuyo propio, ten por seguro que serás escuchada y habrá una predisposición y disposición para seguirte.
  4. Trabajo en equipo: Un buen líder reconoce que nunca podrá trabajar solo. Eso sí, conoce a su equipo e identifica sus áreas fuertes y débiles, motiva, delega tareas de acuerdo a sus capacidades y al mismo tiempo prepara a otros para asumir liderazgo. Un buen líder transmite su conocimiento a aquellos que ya ha identificado con grande potencial. Cree en la capacitación y en el legado.
  5. Acuerdos Viables: Si no existen acuerdos, los conflictos surgirán con más facilidad. Es válido pensar que los buenos acuerdos se establecen después de haber tenido experiencias conflictivas. La experiencia ayuda a mejorar los acuerdos. Y es correcto pensar que si no hay una buena comunicación, los acuerdos no surgirán fácilmente. Los acuerdos logran crear las ambientaciones adecuadas para estimular la productividad, compañerismo, orden, respeto, etc.
  6. Inteligencia Emocional: Un buen líder debe tener control de sus emociones. Yo lo llamaría tener una capacidad de adaptación a las diferentes circunstancias que pueden surgir cuando trabajas con personas. Hay una madurez escondida cuando entiendes que cada escenario tiene su forma de sobrellevar las cosas. También, cuando logras tener esa capacidad de entender a los demás, podrás canalizar mejor tus decisiones y determinar el tiempo adecuado para hacerlo.
  7. Actitud agradable: Tener una actitud agradable es un indicativo de complacencia. Aunque nuestras emociones y comportamientos pueden variar, si observas una predisposición constante a realizar las cosas con una buena actitud es un buen indicativo de que estás trabajando bien y con sabiduría. Será agradable trabajar contigo.
  8. Motivación: Aunque no todos los días te levantarás con los ánimos altos, te encontrarás con personas que te animarán y motivarán. Nuestra naturaleza es así. De esto se trata el trabajo en equipo. Ser fuerte cuando otros son débiles. Aceptar tus vulnerabilidades y permitir que otros sean los que te alienten y te ayuden es altamente beneficioso. En la integración puedes encontrar una fuerza de edificación sabia. Es bueno dejar que otros se sientan parte importante de algún proyecto que involucra a todos, aunque tú seas el líder.
  9. Productividad: Un buen líder estimula con sabiduría a su equipo de trabajo. Además de establecer un buen sistema de compensación, logra que ellos y los otros vean sus virtudes. Se logra crear una cultura de positivismo. Saber en qué eres bueno y que lo reconozcan, te llevará a ser productivo. Un buen líder no teme trabajar con personas que muestren tener potencial. Si eres competitivo, otros lo pueden ser. Utiliza eso a tu favor, pero hazlo con sabiduría. 

Estas cualidades y respuestas positivas podrían ser muchas más. Al obtener un grado de exposición con personas y trabajar en equipo lograrás ver cuán importante es tener personalidad, carácter, congruencia y firmeza. Tú estableces quién eres, no los demás. Sabrás cuán importante es andar en humildad de espíritu para que todos se sientan partícipes de una organización. El mejor éxito es aquel que reconoce las cosas como son, la importancia de la comunicación y de llegar a acuerdos saludables. Aprenderás a siempre tener en mente que con tu comportamiento y decisiones estableces un patrón conductual, que no será ignorado, que muy bien te puede llevar a tener éxito o no. El éxito es algo relativo, todos tendrán su opinión respecto a este tema. En una empresa con ánimos de lucro podría ser un objetivo llegar a tener un alto porcentaje de solvencia como también podría ser alcanzar a obtener una cultura organizacional distinguida y eficiente. Donde el mayor de los éxitos comienza desde el interior. Todo cambio se genera desde allí. Donde hay organización y diligencia hay oportunidad de crecimiento y cosecha de grandes éxitos. Sea donde sea que te toque liderar, hazlo con sabiduría. 

Con amor, 

Donde hay organización y diligencia hay oportunidad de crecimiento y cosecha de grandes éxitos.
Lisa Rodríguez

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s