32 Pensamientos para Impulsar una Sana Autoestima

1 de julio de 2018

Mensaje especial:

Esta vez quise algo diferente. Todos en sus cumpleaños desean recibir. Yo esta vez quise dar. Dar algo que Dios me ha enseñado durante estos últimos años de mi vida. Quiero compartirles 32 pensamientos que te ayudarán, a ti mujer, a fortalecer tu autoestima. Ese es mi mayor deseo en este día. Saber que, si yo pude superar ciertas cosas en mi vida, tú también puedes. Fortalecer tu amor propio y transformar tus pensamientos. Empezar a aceptar pensamientos de calidad en tu vida.

Son 32 pensamientos que te impulsarán para que siempre muestres tu mejor versión. Tus lágrimas se vuelven en gozo si dejas a Dios trabajar en ti. Tus cicatrices podrán contar una bella historia. Nunca te arrepentirás si decides pasar por los procesos de transformación interior. Aquellos que te permitirán romper mentalidades que te destruyen. Ámate lo suficiente para saber escoger. Porque si sabes tú valor no aspirarás a menos de lo que te mereces.

Aquí los 32 pensamientos para ti: 

  • Nada puede opacar tu sonrisa. Tú puedes brillar donde quiera que te pares. Como mujer tienes la oportunidad de florecer sea cual sea el escenario que te toque vivir. Somos nosotras quienes con nuestra actitud decidimos que hacer en cada circunstancia que se asome a nuestra vida. El mejor ejemplo te lo demostró Ester cuando se tuvo que enfrentar al rey. Había un propósito detrás de su actitud y era preservar la vida del pueblo de Dios. El panorama no era viable para Ester, pero aun así tomó una postura de líder y evitó la destrucción de los judíos. ¿Qué te impide reír, andar en el gozo de Dios y asumir una postura que bendiga a los demás? Asume una actitud intencional, aquella que carga un propósito.
  • Quiérete tanto para cuando se asomen esos pensamientos que te dicen “no puedo” o “no soy bella”, tú misma los detengas con aquellos pensamientos que te dicen lo contrario. La misma palabra nos exhorta a lo siguiente: “Por lo demás, hermanos, todo lo que es verdadero, todo lo honesto, todo lo justo, todo lo puro, todo lo amable, todo lo que es de buen nombre; si hay virtud alguna, si algo digno de alabanza, en esto pensad.” (Filipenses 4:8) Todo pensamiento que traiga bien a tu vida, esos son los que deben gobernar en tu mente. Y creo en un Dios que nos dio la capacidad para aprender a gobernar nuestra mente. El enemigo no tiene la capacidad de leer tu mente, pero si tiene el poder para lanzarte dardos. Por eso cuídate de los pensamientos que te detienen o te destruyen.
  • Tú eres bella y nadie puede decir lo contrario. La mejor belleza emana del interior. Proverbios 31:30 dice: “Engañosa es la gracia, y vana la hermosura; La mujer que teme a Jehová, ésa será alabada.” Tú eres bella, pero lo serás más aún con Cristo en tu corazón. Ya que Dios pondrá a nacer en ti cosas nuevas y hermosas para su gloria. Y cuán bello es que a través de ti otros puedan ver a Dios. Dios hermosea nuestra vida entera.
  • Ámate mucho y valórate lo suficiente. Un hombre valiente sabrá cuidar de ti y saber todo el valor que posees. Tu corazón está escondido en Dios. Y como está depositado en sus manos, te dará lo mejor. Está en ti amarte, respetarte y valorarte.
  • Todas tenemos una melodía que nos hace únicas. Dios es la fuente verdadera para que esa melodía suene con la perfecta armonía. Hay un verso que dice así: “Porque en Él fueron creadas todas las cosas, las que hay en los cielos y las que hay en la tierra, visibles e invisibles; sean tronos, sean dominios, sean principados, sean potestades; todo fue creado por medio de Él y para Él.” (Colosenses 1:16) Tú fuiste creada para Él. Por eso la melodía que emana de ti su autor principal debe ser Dios.

Nunca te rindas ante tus metas y sueños. Alimenta esas ganas de vivir y crecer diariamente. Una mujer puede conquistar grandes batallas.

  • Nunca te rindas ante tus metas y sueños. Alimenta esas ganas de vivir y crecer diariamente. Una mujer puede conquistar grandes batallas. Filipenses 4:13 dice, “Todo lo puedo en Cristo que me fortalece.” De Dios vienen tus fuerzas para seguir animada a conquistar esos sueños y metas que Él ha hecho nacer en ti.
  • Cuando ganas la batalla más difícil, la que está en tu mente, te abres paso a nuevas oportunidades. Cree que puedes y lo harás. No importa cuán difícil sea.
  • Nunca permitas que otros alimenten baja autoestima en ti. Aléjate de aquellos que opacan tu sonrisa y esencia. Como mujeres debemos pedirle al Señor la sabiduría para saber quiénes deben estar a nuestro lado. Hay cosas que son muy evidentes y nos facilitarán no aceptarlas en nuestra vida; pero otras vendrán disfrazadas. Pídele mucho discernimiento a Dios para que nada venga a opacar la esencia de mujer que te caracteriza.
  • Tenemos tanto valor, que no hay un precio específico para compararnos. Aún las joyas preciosas no pueden compararse contigo. Aunque en la palabra, originalmente hace una comparación entre la sabiduría y las piedras preciosas (Ver Proverbios 3:15), sabemos que si le pedimos a Dios la sabiduría, que nos la puede dar en abundancia, (Ver Santiago 1:5) seremos más bellas que las joyas preciosas. Y no habrá un precio digno en esta tierra que puede establecerse para ser comparadas.
  • Camina firme y nunca bajes tu cabeza. La seguridad te hace bella y tu determinación te hace única. Aunque nuestra confianza no está en la carne, la cual es débil, si necesitamos estimular esa seguridad en nosotras para ser funcionales en el propósito de Dios para nuestra vida. Porque, ¿cómo podré ejercer si no alimento una sana autoestima en mi vida? ¡Sí Dios es el primado y confiamos en su poder!, pero yo tengo que creer que Él ha hecho algo poderoso en mi vida. Él es un Dios de restauración.
  • Somos mujeres valerosas. Solo basta Dios y tú para que comprendas la altura, la anchura y cuan profundo es su amor por nosotras. Efesios 3:18-19 dice: “seáis plenamente capaces de comprender con todos los santos cuál sea la anchura, la longitud, la profundidad y la altura, y de conocer el amor de Cristo, que excede a todo conocimiento, para que seáis llenos de toda la plenitud de Dios.”
  • Lucha sin parar por los tuyos. Nunca tengas en poco tus esfuerzos y sacrificios. Eso te hace hermosa. Te invito a que busques Proverbios 31:10-31. Y estudies las cualidades de una mujer virtuosa. Me da una alegría leerlo y ello fortalece mi convicción de lo que significa ser idónea. Esa mujer que expone la palabra es esforzada, comerciante, sabia, prudente, visionaria, etc. Por eso te invito a que nunca dejes de valorar los esfuerzos que haces por tu familia. Porque eso te hace hermosa.
  • Nunca dudes de ti misma. Sigue adelante. Motívate a ser diferente. Estamos llamadas a ser luz. Mateo 5:14 dice: “Vosotros sois la luz del mundo. Una ciudad situada sobre un monte no se puede ocultar.” Oye mi amor, somos llamadas a ser luz y la luz se expone. Una sana autoestima te expone a otras porque Dios mostrará su gran obra en ti. Muchas querrán andar como tú. Servirás de ejemplo y de ayuda a otras. Muchas necesitarán de ti. Si Dios lo hizo conmigo, también lo hará con las demás. Nunca dudes de ti misma, y deja que Dios te exponga. Pero te advierto, nunca dejes de darle la gloria a Dios. Sin Él no seríamos lo que somos hoy.
  • Puedes florecer hasta en un desierto. Porque las más bellas flores resaltan aun en medio de cualquier adversidad. Este verso hazlo tuyo. Internalízalo y vuelve a brillar. Isaías 43:19 dice: “He aquí que yo hago cosa nueva; pronto saldrá a luz; ¿no la conoceréis? Otra vez abriré camino en el desierto, y ríos en la soledad.”
  • Nunca permitas que otros te estanquen, ni aun con sus palabras. Recuerda, eres tú quien decides que harás con cada palabra que se asome a tu vida.Por tanto, nosotros todos, mirando a cara descubierta como en un espejo la gloria del Señor, somos transformados de gloria en gloria en la misma imagen, como por el Espíritu del Señor.” (2 Corintios 3:18) No permitas que otros te estanquen en el proceso de crecimiento que empezaste en Dios. Somos transformadas de gloria en gloria. O sea, habrá muchas oportunidades en tu vida para crecer. Prueba tras prueba. Ya no mirarás por reflejos, sino verás cómo eres vista y conocida ante Dios. Verás de forma clara. Dios te habla de propósito. Tienes el poder de decidir por la voluntad de Dios para tu vida.
  • A veces, lo único que necesitas es mirarte al espejo y hablarte a ti misma y decirte: “Soy muy valiosa”.
  • Una linda sonrisa al despertar nos anima e impulsa. ¿Quién mejor que tú para ser tu propia motivación? Si no eres tú, tu primera motivación, de nada te servirá que otros intenten animarte. Sonríe, camina con buenas actitudes y sigue adelante.
  • Cree más allá de tus limitaciones. Todo lo puedes con Cristo. Y me ha dicho: “Bástate mi gracia; porque mi poder se perfecciona en la debilidad. Por tanto, de buena gana me gloriaré más bien en mis debilidades, para que repose sobre mí el poder de Cristo.” (2 Corintios 12:9) Cree más allá de tus propias limitaciones. Dios nos hizo así para que Él se glorifiqué a través de ti. Tu autoestima está fundamentada en Cristo. Con Él serás fuerte.
  • Atrévete a caminar conquistando tus miedos. Sonríe, cree que eres capaz y confía en Dios. Una mujer que se ama confía en Dios. Jeremías 17:7 dice: “Bendito el varón que confía en Jehová, y cuya confianza es Jehová.”
  • Se una mujer exigente contigo. Ten aspiraciones. Ten metas. Exígete dar lo mejor. Se una mujer inolvidable. Única. Aprende cosas nuevas. Anhela crecer. Transmite calidad y nunca des menos de lo que sabes dar. Tus actitudes y tus comportamientos reflejarán lo que eres y cuánto valor te das a ti misma.
  • Todos los días siéntete bella. Tu actitud puede cambiar tus días. Mímate, quiérete y ámate. Cada día es una oportunidad para amarte y decirte a ti misma, ¡Soy Bella! Eso estímula a que tu autoestima crezca saludable. Tienes un valor que nadie te puede robar. ¡Cree que eres hermosa y camina confiada!
  • Supera todo obstáculo con la mejor actitud. Toda experiencia nos llevará a crecer. Perdona y vive a la luz de Cristo. Una mujer es hermosa cuando de su corazón emana sinceridad y honestidad. Una mujer que se ama perdona. “Porque si perdonáis a los hombres sus ofensas, os perdonará también a vosotros vuestro Padre celestial.” (Mateo 6:14) El amor a ti misma va más allá de pensar en el hoy, sino que también piensa en la eternidad.

Nunca te rindas ante tus metas y sueños. Alimenta esas ganas de vivir y crecer diariamente. Una mujer puede conquistar grandes batallas. (1)

  • Ten iniciativas. Lo mejor que una mujer puede hacer es exponer sus ideas, creatividad, talentos, impulsar proyectos y promover cambios para el bien de las demás. Una mujer segura de sí cree en ella misma. Cree en lo que hace. Se impulsa a crecer. La sana autoestima tiene mucho que ver con tu desarrollo personal, colectivo, familiar, social, etc. Una mujer que sin miedo expone lo que piensa, es creativa, emprendedora, entre otras cosas; está demostrando que es segura, determinada y confía que es Dios en ella quien la ayuda para hacerlo.
  • Rétate. Cuando decides enfrentar tus miedos sentirás una libertad que después no estarás dispuesta a renunciar. Dios nos llamó a andar en libertad. Una libertad centrada en Cristo. Que nos permite desarrollarnos sin mancillar su nombre.
  • Tú puedes llegar a ser esa mujer que Dios algún día pensó. Dios nos conoce desde la eternidad, desde mucho antes de nacer. Jeremías 1:5 dice: “Antes que te formase en el vientre te conocí, y antes que nacieses te santifiqué, te di por profeta a las naciones.”
  • Ten principios, valores y convicciones. Una mujer hermosa sabe muy bien como dirigirse en la vida. No comprometas los valores que te fueron inculcados por nadie. No cedas a las presiones que quieren hacerte lucir mal. Si te amas, mantente firme a lo que crees y sabes beneficia tu vida.
  • Cuando te amas a la luz de la palabra de Dios, decides amar correctamente. La autoestima saludable está enlazada al amor. Y muy claramente la palabra expresa que Dios es amor. O sea, el ingrediente que nunca debe faltar en tu vida es Dios. (Ver 1 Juan 4:7-9)
  • Una sana autoestima te permite disfrutar de todos los roles que desempeñas en tu vida. Asimismo, a todo hombre a quien Dios da riquezas y bienes, y le da también facultad para que coma de ellas, y tome su parte, y goce de su trabajo, esto es don de Dios.” (Eclesiastés 5:19) Hay riquezas que no son tangibles. Es un don de Dios poder disfrutar de ellas. Pídele al Señor ser una mujer centrada en Él y que te permita disfrutarte por completo. Ama todo de ti.
  • Nunca temas cerrar ciclos. Una mujer que se ama sabe cuándo es suficiente.No os acordéis de las cosas pasadas, ni traigáis a memoria las cosas antiguas.” (Isaías 43:18) Con este verso te digo que lo sucedido en el pasado, allá debe quedarse. Si Dios te ha restaurado, camina en ese nivel ahora. No vuelvas atrás y cuida tus decisiones.
  • Lo mejor que puedes dar es una sonrisa ante la vida. Te invito a leer Gálatas 6:22. El gozo es un fruto del Espíritu. Cada vez más afirmo que nuestra autoestima debe estar fundamentada en la Palabra de Dios. Allí crecerás conforme a su corazón.
  • Desea vivir una vida con propósito. La mejor vida es aquella que se vive con sentido y suficientes razones para seguir trabajando en lo que amas y ayuda a alguien más. Te regalo este verso: “Muchos pensamientos hay en el corazón del hombre; Mas el consejo de Jehová permanecerá.” (Proverbios 19:21)
  • Celebra todos los días tu vida. Eres única y especial. Recuerda, tú eres bella.

Con amor,

img_4001
Lisa Rodríguez

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s