Cuando el Señor cambia tus planes

Lisa Rodríguez

26 de enero de 2018

Versos bíblicos:

“Mas yo en ti confío, oh Jehová; Digo: Tú eres mi Dios. En tu mano están mis tiempos…” Salmo 31: 14-15

“Encomienda a Jehová tus obras, y tus pensamientos serán afirmados.” Proverbios 16:3

Pensamiento: La mejor manera de tener éxito en lo que nos proponemos, es depositando toda nuestra confianza en Dios. No importa si en el trayecto, la manera en que planificamos realizar una tarea o llevar a cabo nuestros sueños cambia, lo importante es saber que Dios está guiando nuestros pasos.

Les voy a ser sincera, no es fácil tener fe. Tener fe aún cuando no ves aquello por lo cuál luchas, es retante y demanda firmeza. Tener la predisposición y disposición a dejarte dirigir por Dios es asunto de rendir completamente nuestra voluntad a Él. En estas cosas es bueno contar con la dirección de Dios. Dios demanda fe para ver realidad aquello que ya fue confirmado mediante una palabra. Hebreos 11:6 dice: “Pero sin fe es imposible agradar a Dios; porque es necesario que el que se acerca a Dios crea que le hay, y que es galardonador de los que le buscan.” Es necesaria la fe para alcanzar promesas. Es necesaria la fe para conquistar una palabra dada por Dios. La fe demanda retos, firmeza, voluntad, espera, paz, guianza, rectitud, entre otras virtudes. Y es necesaria la fe cuando llevamos a cabo planes.

Mi enfoque en este escrito es combinar la fe verdadera junto con los planes. Nosotros somos personas que por naturaleza tenemos muchos deseos en nuestro corazón y muchos de ellos probablemente no se harán realidad. Proverbios 19:21 dice: “Muchos pensamientos hay en el corazón del hombre; Mas el consejo de Jehová permanecerá.” Otro verso dice: “Deléitate asimismo en Jehová, Y él te concederá las peticiones de tu corazón.” (Salmo 37:4) En ambos versos se confirma el primado de Dios en nuestras vidas ante los planes. Job 34:21 dice: “Porque sus ojos están sobre los caminos del hombre, Y ve todos sus pasos.” Que no te sorprenda, cuando decidas seguir la voluntad de Dios y planifiques tus pasos y en medio de ello, el Señor cambie tus planes. Dios está observando todos nuestros pasos y sabe cuando podemos desviarnos de sus propósitos. Realmente Dios intervendrá. Habrá intervención divina cuando nuestros deseos terrenales se interpongan a los planes de Dios. Si somos sus hijos, como lo declara la palabra en Romanos 8:14, seremos guiados por su Espíritu y nos redargüirá cuando Él sienta que nos alejamos de los propósitos de Dios.

Cuando comprometemos nuestro corazón a hacer su voluntad y Dios halla fe, persistencia, sacrificios y, en medio de todo hallamos el gozo y el deleite de hacer sus designios para nuestra vida, el Señor concederá esas peticiones que se esconden en nuestro corazón. Tengo que hacer una salvedad, Romanos 8:26-27 dice: “Y de igual manera el Espíritu nos ayuda en nuestra debilidad; pues qué hemos de pedir como conviene, no lo sabemos, pero el Espíritu mismo intercede por nosotros con gemidos indecibles. Mas el que escudriña los corazones sabe cuál es la intención del Espíritu, porque conforme a la voluntad de Dios intercede por los santos.” Me detengo en estos versos porque si queremos tener éxito de verdad en los planes que nos proponemos, necesitamos contar con la dirección del Espíritu Santo. El Espíritu nos ayudará a interceder y pedir con sabiduría. Hay un Dios en el cielo que escudriña las intenciones del corazón y es de mucha sabiduría someter nuestros pensamientos a la voluntad de Dios. Ese es el verdadero éxito en Dios.

¿Y qué si Dios cambia nuestros planes? Muchas veces me he hecho esa pregunta. Como también me he preguntado a mí misma, ¿realmente en mis planes Dios estuvo allí desde el principio? ¿Qué si Dios detiene por un tiempo determinado mis planes? He pasado por la experiencia de que Dios sigue teniendo el mismo plan para mi vida, pero se asomaron tiempos de pausas. Sí, Dios a veces tendrá que hacer pausas en nuestra vida para enderezar ciertas cosas que no permitieron que sus planes o propósitos fueran alcanzados. Dios puede también hacer pausas para una mayor preparación porque el plan para tu vida tiene grandes proyecciones de crecimiento en Él. Esos tiempos donde existen silencios de parte de Dios, nuestro corazón y sentidos espirituales tienen que estar abiertos para discernir todo lo que nos quiera desviar de sus propósitos como para también no ignorar las puertas y oportunidades que vienen de Dios. Y si Dios cambia nuestros planes, replantéate si en realidad esos planes eran conforme a su voluntad o simplemente un capricho nuestro. La verdad es que nosotros debemos ser sinceros con nosotros mismos siempre y conocer que es lo que mueve nuestro corazón cuando nos proponemos hacer algo. Muchos de nuestros deseos no se alinean a la voluntad de Dios para nuestra vida y nos alejan de su presencia y sus propósitos. Proverbios 15:22 dice: “Los pensamientos son frustrados donde no hay consejo; Mas en la multitud de consejeros se afirman.” Nunca estará demás contar con varios consejeros aptos para brindarnos un consejo sabio. Me gusta el Salmo 143:8. Este dice lo siguiente: “Hazme oír por la mañana tu misericordia, porque en ti he confiado; hazme saber el camino por donde ande, porque a ti he elevado mi alma.” Es un ruego de confianza en la dirección de Dios. Su alma estaba comprometida en seguir la dirección de Dios. Dios en su misericordia nos hará saber el camino que nos llevará a seguir su voluntad. Eclesiastés 3:1 dice: “Todo tiene su tiempo, y todo lo que se quiere debajo del cielo tiene su hora.” Por eso necesitamos contar con la guianza de Dios cuando planificamos. Contar con su dirección nos llevará a puerto seguro.

Mi consejo es que Dios nos llene de discernimiento para decidir con sabiduría cuando realicemos planes. Que sepamos discernir los verdaderos propósitos de Dios para nuestra vida. Que, aunque tengamos sueños personales y sueños de parte de Dios, nuestro corazón esté comprometido primero con el Señor. No podemos negar la realidad de que la vida en sí tiene sus retos y exigencias. Jeremías 29:11 dice: “Porque yo se los pensamientos que tengo acerca de vosotros, dice Jehová, pensamientos de paz, y no de mal, paros daros el fin que esperáis.

Con amor,

img_4001
Lisa Rodríguez

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s