Tips de Ahorro para Mujeres

20 de diciembre de 2017

Pensamiento: Fomenta la disciplina del ahorro y de las buenas decisiones en las finanzas desde la soltería.

#Ahorro, #MujeresSolteras, #FinanzasSaludables, #Decisiones

Todas sabemos que necesitamos crecer en muchas áreas. Y llegó el momento de madurar en nuestras decisiones financieras. Aprender a gobernarnos cuando somos mujeres solteras, donde no tenemos dependientes, nos ayudará a madurar y estar preparadas para adquirir mayores responsabilidades.

Aquí algunos “tips” para manejar de manera eficiente nuestras finanzas:

  • Haz un presupuesto (semanal, quincenal o mensual). Esto depende de la frecuencia en la que cobras. Lo primero que debemos apartar son los diezmos. Creo que cuando tenemos buen gobierno de las finanzas y estas están en el orden correcto diseñado por Dios, podremos ser buenas administradoras. Después apartamos, por ejemplo, lo que va destinado para gasolina, comida, utilidades del hogar, cuentas a pagar, lo que va destinado a los ahorros y al fondo de emergencia. Establecer un presupuesto de acuerdo con tus prioridades te ayuda a saber los límites en los gastos que harás en un tiempo establecido.
  • Lleva cuenta mensual de tus deudas. Esto te ayuda a saber cuento dinero no debes comprometer y te ayuda a no llevarlas en atraso. Por ejemplo, si cobro semanal y tengo un pago a fin de mes, trato de guardarlos cada semana, es mejor sacar partidas pequeñas a sacar una grande. En plano personal, me gusta pagar las cuentas sin esperar a su fecha de vencimiento, pero a todas no nos es posible hacerlo de esta manera.
  • No asumas cuentas a crédito innecesarias. Realmente no vale la pena tener tarjetas de crédito de tiendas de ropa, zapatos, etc. Si decides tener una tarjeta, solo es bueno utilizarla cuando realmente se necesite y como última opción. Soy fan de comprar mi ropa, zapatos y artículos misceláneos en tiendas por departamentos, donde siempre habrá especiales o descuentos. Una de las razones por las que prefiero ahorrar dinero es para cuando haya una buena oportunidad o necesidad imprevista no pedir prestado. No me gusta pedir prestado; aprendí que tengo que administrar sabiamente el dinero que gano. Debemos aprender a vivir una vida de acuerdo con lo que nuestros ingresos nos permitan vivir.
  • No hagas préstamos innecesarios. Nunca hagas un préstamo si realmente no lo necesitas. Serás esclava de las deudas y no es bueno trabajar y esforzarse para pagarle a otro todo lo que ganas, y mucho menos con elevadas usuras.
  • Valora el esfuerzo de todo tu trabajo. No vale la pena ser tan ingenuo con las finanzas. Nunca es bueno pensar que todos serán como tú y mucho menos que valorarán lo que haces por otros. Dar de más de manera insensata te destruye. Hay que tener un sano juicio para dar a otros de una manera saludable. Ayuda pero sabiamente. Que solo Dios sepa lo que realmente haces, pero hazlo bien y considerándote a ti  mismo.
  • Aprende a decirte no. A veces nos enojamos hasta con nuestra pareja y nos da esa piquiña de irnos de compras para sentirnos mejor y no porque exista una necesidad real. Eso es un error. Debemos aprender a controlar nuestros impulsos. También, uno no es Dios para ayudar a todo el mundo que te lo pide. Aprendemos a decir no cuando sabemos debemos hacerlo. Solo nosotras sabemos hasta donde podemos ayudar. Debemos aprender a diferenciar lo que es una necesidad en verdad. Estamos llamadas a ayudar, no a asumir las responsabilidades de los demás. Existen miles de formas de ayudar que no son únicamente financieramente. No todo lo podemos resolver con dinero. Suena fuerte, pero la experiencia nos enseña que otros no administran bien lo suyo y quieren que otros le resuelvan sus problemas. Hay grandes cambios que se generan en el interior y uno de ellos es aceptar que tenemos malas costumbres en la forma de administrar las finanzas. Elimina de tu vida las malas costumbres que perjudican a otras personas. Cuando te casas y tienes hijos ya no podrás pensar egoístamente.
  • Controla tus impulsos a la hora de comprar. Identifica lo que es un deseo o una necesidad y establece prioridades saludables en tu vida. No lo que deseamos es necesario. Por eso es bueno establecer prioridades para decidir bien a la hora de comprar.
  • Sino puedes sobrellevar una carga financiera, no lo hagas. A veces sucede que nos hace falta algo para poder aliviar una necesidad. La necesidad existe, sin duda, pero a veces asumimos una responsabilidad pensando que más adelante tendré el dinero, sin tenerlo en el momento o una garantía de que lo tendré. Se realista y nunca hagas nada sin tener como responder ante una responsabilidad. Es mejor hacer las cosas en orden y evitarte dolores de cabeza. Por eso es que vienen los problemas y las preocupaciones, no tomamos decisiones sabiamente. Mejor prepara tu terreno para poder tomar decisiones certeras.

Con amor, Lisa Rodríguez

img_3579

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s