Más allá de Nuestras Temporadas

19 de agosto de 2017

Es en el transcurso de nuestros días donde sobresaltan las decadencias de nuestras temporadas más fuertes, donde afloran con facilidad la ansiedad y la frustración en nuestro interior.  Temporadas son momentos o experiencias que vivimos durante un tiempo determinado. ¿Pero qué sucede cuando nos hemos esforzado en cada temporada? Cuando hemos sido valientes tomando nuestra cruz con amor y valentía; y a pesar de ello, las temporadas parecen incrementarse en dificultad. El Job de la biblia pasó por algo exactamente igual.  Gozaba de estabilidad económica, familia, tierras y animales.  Cita la palabra en Job 1:1 que Job era un hombre perfecto y recto, temeroso de Dios y apartado del mal.

Todos conocemos la historia de este gran hombre de la biblia. De la abundancia, en un abrir y cerrar de ojos, lo perdió prácticamente todo porque así Dios lo permitió. Job 1:8 señala el momento en que Jehová mismo le dijo a Satanás: ¿No has considerado a mi siervo Job, que no hay otro como él en la tierra, varón perfecto y recto, temeroso de Dios y apartado del mal?  Mujer, solo detrás de duros acontecimientos en nuestra vida, donde la aflicción no es provocada por el pecado, sabemos que Dios tiene un plan muy detallado para nosotras.  Para que podamos llegar a él debemos permanecer fieles y activas en nuestro caminar en Dios.

Entender que nuestras vivencias son temporadas y tomarlas como una escuela divina nos ayudará a estar más receptivas a los planes de Dios para nuestra vida. Nuestra visión se agudizará para lo que Dios anhele trabajar en nuestro ser y permitirnos experimentar o vivir aquí en este mundo.  Puede sonar un poco insensible pero muchas veces requiere que ignoremos el dolor que enfrentamos para así enfocarnos en aquello que nos mantiene dentro del propósito y en la temporada presente. En ocasiones, entender los planes de Dios en mi vida ha sido difícil. Más hay algo que con cada transición he logrado asimilar y ello es que si mi voluntad esta sujetada al Dios de la biblia, mis temporadas estarán enmarcadas dentro del plan de Dios para mí y mi familia.

Como le sucedió a Job, Dios puede provocar que todo se salga de orden en nuestro entorno por un tiempo. Pero recuerda, si logramos comprender que el propósito de Dios es extraer de nosotras su voluntad, aceptaremos el reto con valentía y entusiasmo.  Conocer de antemano que Dios permite que enfrentemos diferentes conflictos, es saber que nuestro Padre no permite que Satanás nos zarandee en balde pues existe un porqué detrás de ello. Expreso lo anterior porque sabemos que solo los mejores soldados son posicionados al frente de la batalla y nuestro diseñador, Jehová, confía en que aquello que él ha depositado en nuestros corazones crecerá y permanecerá. Pero esto requiere de arduo entrenamiento en cada etapa de nuestro caminar.

 ¡Mujer, confía! No permitas que las aflicciones momentáneas te paralicen retrasando así tu llegada a la próxima temporada. En Romanos 8:18 dice: Pues tengo por cierto que las aflicciones del tiempo presente no son comparables con la gloria venidera que en nosotros ha de manifestarse.  En mis días profesando a Dios como mi único y verdadero Salvador continúo aprendiendo que si mantengo una actitud de aprendizaje en medio de mis aflicciones y mantengo el enfoque hacia donde Dios me quiere dirigir, El no tardará en entregarme aún más conforme a su perfecta voluntad.

Mujer, ama tu proceso, te llevará a la próxima temporada.

Con amor, Suheil Cruz

IMG-20170703-WA0002 (002)

 

 

 

 

2 comentarios sobre “Más allá de Nuestras Temporadas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s