Lo Mejor del Desierto

8 de julio de 2017

Verso: Isaías 43:19

He aquí que yo hago cosa nueva; pronto saldrá a luz; ¿no la conoceréis? Otra vez abriré camino en el desierto, y ríos en la soledad.

Dios permite desiertos en nuestra vida para llevarnos al propósito. Este desierto sirve como un escenario de antesala donde somos preparados y pulidos como el oro. El desierto son procesos y pruebas. No hay mejores palabras para describir este tiempo; ya que si nuestra mente se enfoca en el beneficio del desierto, podemos exclamar lo que una vez Pablo dijo: “regocijaos“. El desierto te lleva a vivir más cerca de Dios. Es un tiempo de enseñanza donde aprendemos a vivir arraigados de la única fuente de vida y propósito.  

Curiosa, solo por fotos y películas he visto personas atravesando desiertos.  Este es un lugar solitario donde por instantes podríamos mirar hacia arriba y ,como es escasa la vegetación, anhelaríamos encontrar refugio o sombra. Por eso el desierto, término que lo usamos para describir pruebas, nos lleva a un tiempo de búsqueda y fortalecimiento espiritual. Allí, desierto físico, no encontramos mucho alimento, ni un lugar adecuado para estar. Este lugar es uno al que puedes entrar y sobrevivir un tiempo. El desierto no se hizo para vivir allí. Por eso, muchas personas que lo atraviesan no tuvieron su enfoque en pemanecer indefinidamente allí. Es un lugar y tiempo que Dios permite en tu vida donde no encontrarás mejor satisfacción que en Él, mejor lugar de estar que con Él y donde tu mirada y corazón buscará solo a Dios.  No es que te acostumbres a las circunstancias que vives en el desierto, es que ames la presencia y palabra de Dios y actúes según lo escrito en ella. Ella misma te conducirá a salir de allí. El desierto te enseña amar a Dios y saber cuál es la fuente de agua que brota para vida eterna. El desierto es el lugar perfecto para que nuestra mirada se enfoque en Aquel que conoce nuestro futuro y desea que nuestros pasos sean dirigidos por Él. Allí nuestra mirada busca su rostro. Todo tiempo es perfecto para fortalecernos en Dios y mantenernos en Él, pero en ese tiempo se intensifica más la relación con Dios.

¿Por qué ese tiempo? Podría decir que es un período donde solo Dios y tu conversarán más a diario con expectativas de que suceda algo y su nombre sea glorificado una vez más. Donde podrás conocer un poco más de Él y de ti mismo. El centro de atención es Dios. Dios también te permitirá escudriñarte. Despertará deseos en ti y pasiones sinceras hacia Él. ¿Por qué descubres cosas en ti? Porqué el que te regaló dones fue Dios y Él mismo provocará despertarlos en ti cuando nos humillamos en su presencia. Es volver a nacer, pero como una copa que se va llenando poco a poco de la verdadera esencia. Hay un “kairos” (tiempo de Dios) donde el expondrá lo que el diseñó en secreto. Dios hace las cosas nuevas y su obra irá perfeccionándose poco a poco.

Con amor,

 

cropped-makeup_20170602230846_save4257.jpg
Lisa Rodríguez

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s