¡Me Niego, Tú Voluntad es Mejor!

Lectura Bíblica: Salmo 143:10

“Enséñame a hacer tu voluntad, porque tú eres mi Dios; tu buen espíritu me guíe a tierra de rectitud”.

Durante las mañanas es bueno orar, meditar, observar los cielos o simplemente leer un buen libro. Ese es el mejor comienzo para  hacer de tu día uno mejor. Esto a la vez te permite analizar ciertas cosas en ti. Ciertamente cada día es una oportunidad para mejorar. Una vez leí que estamos en el progreso imperfecto. Desarrollar este hábito de la meditación te da la oportunidad de entender muchas cosas que en la Palabra están escritas, y también te abre el entendimiento para saber porque a veces actuamos como no queremos. Es una oportunidad con Dios para entablar una conversación productiva y placentera. En esto, he encontrado un tesoro que a nosotras nos trae un adorno de hermosura. Este tesoro del que hablo es la actitud de negarte.

De primera instancia, no suena cómodo esa actitud de negarte. Muchas de nosotras estamos ya acostumbradas a ciertos comportamientos, actitudes, hábitos y otras cosas; que volver a crear cosas nuevas tomarán tiempo. ¡ Pero ahí está el reto! Negarnos a ciertas cosas que no traen beneficio a nuestra vida y aceptar la voluntad de Dios será nuestra meta diaria. Le he permitido a Dios trabajar en mi con los miedos, las inseguridades, baja autoestima y falta de confianza. A veces en la vida pasamos por situaciones que opacaron nuestra verdadera esencia y necesitamos de un tiempo para volver a reconstruir la mujer que un día soñamos ser. Cuando Dios permite poner delante de ti retos nuevos es normal que los miedos y las inseguridades se asomen. Pero somos nosotras las que decidimos que hacer con el miedo y la inseguridad. O éstos nos paralizan o sacan lo mejor de nosotras. Muchas veces queremos ayudar a otras personas, y eso es bueno, pero el terreno que primero debemos conquistar y aprender a gobernar es el nuestro. Creo en que Dios a diario nos muestra su voluntad. Cada día tenemos que negarnos a ciertas cosas para que Cristo logre brillar a través de nosotras. En nuestro interior menguamos nosotras pero crece el ser maravilloso de Jesús.

En el propósito (3)

La palabra dice en Isaías 55:9 lo siguiente,

“Como son más altos los cielos que la tierra, así son mis caminos más altos que vuestros caminos, y mis pensamientos más que vuestros pensamientos.”

La palabra de Dios es hermosa. Nuestra mente humana no tiene la capacidad para concebir con exactitud hasta donde Dios nos llevará. Ese sentido de sorpresa me gusta. Acepto que me encanta la idea de que Dios me sorprenda todas las veces que El quiera. A veces me siento como cuando un enamorado viene a tu encuentro. Dios nos conoce y sabe como conquistar nuestro corazón. Al leer la palabra y decidir por ella confirmo que hacer la voluntad de Dios es lo que nos da propósito y sentido a la vida. Saber que desde antes que fuera fundado el mundo, ya Dios me tenía en su mente, ya sabía a que cosas me enfrentaría y que situaciones viviría; y El había planificado de antemano la salida para yo poder vencer lo que me detenía. Dios seguirá trabajando con nosotras hasta que haya completado la obra. Otro verso que me gusta es el que encontramos en el Salmo 84: 6-7.

“Atravesando el valle de lágrimas lo cambian en fuente, Cuando la lluvia llena los estanques. Irán de poder en poder; Verán a Dios en Sion.

Su palabra es tan real cuando decidimos a favor de Dios. Las lágrimas pueden convertirse en grandes estanques de bendición. Como mujeres hemos enfrentado muchos momentos de dolor. Pero qué bonito cuando rodeadas del inmenso amor de Dios, éstos se convierten en vehículos de bendición. Dios es capaz de cambiar el llanto en baile y alegría. Si hoy necesitas entregarle a Dios ciertas áreas de tu vida y negarte a ciertas cosas para avanzar en sus propósitos, ¡No temas! Si necesitas entregarle tus miedos e inseguridades, hazlo sin dudar. De seguro, Dios permitirá cosas en tu vida para que los venzas y eso es una bendición. Dios no nos quiere detenidas y estancadas. Dios anhela ver un progreso en nosotras en todas las áreas de nuestra vida. Si necesitas mejorar tu autoestima, niégate a aceptar pensamientos de derrota, inferioridad y pon tu mente en lo que Dios dice de ti a través de su Palabra. Si tienes que sacar de tu vida todo aquello que alimenta la baja autoestima, hazlo sin titubear. Mientras más alimentes tu mente de la palabra y de todo aquello que produzca en ti paz, acción, progreso y crecimiento; te encaminas a entrar a tu tierra prometida. Muchas bendiciones se luchan.

Filipenses 4:13 dice,

“Todo lo podemos en Cristo que nos fortalece.”

Si quieres vivir en tu propósito y dirigirte camino hacia él, este es uno de los pasos más importantes: permitirle a Dios trabajar contigo. Mediante la oración, la lectura bíblica, desarrollando un espíritu de obediencia y negándote a lo que no conviene y no produce en ti crecimiento; vas camino a ver lo que Dios ya tiene para ti. Esto sacará tu mejor adoración a Dios. Los verdaderos adoradores, adorarán al Padre en espíritu y en verdad. (Ver Juan 4:23)

Oración:

Señor Jesús,

Ayúdame a que hoy pueda decidir negarme a todo aquello que me aleja de ti y no me deja crecer. Y así como dice el Salmo 143:10, Enséñame a hacer tu voluntad, porque tú eres mi Dios; Tu buen espíritu me guíe a tierra de rectitud. Amén.

 

cropped-makeup_20170602230846_save4257.jpg
Lisa Rodríguez

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s