Solo un Salto de Fe

Pensamiento: Cuando te atreves a mirar el reto al modo de Dios, conquistas lo prometido.

Lectura Bíblica: Números 13: 1-33; 14:1-38

En la biblia he encontrado una historia que me llenó el corazón. Es la historia del pueblo de Israel cuando Dios envía, por medio de Moisés, a 12 espías para que reconozcan la tierra prometida, aquella que fluía leche y miel; y como la actitud de Caleb nos sirve de ejemplo para atrevernos a conquistar muchas cosas en Dios. En el verso 1, Dios le habló a Moisés en verbo presente; “yo les doy”. En ese momento, el pueblo de Israel no había entrado a disfrutar de una promesa; pero ya Dios se la había entregado. En estos primeros versos, Dios le había dado instrucciones a Moisés, para que los 12 líderes de las tribus, quienes tenían la responsabilidad de llevarle el mensaje correcto al pueblo, reconocieran la tierra. Cuando tú vas a reconocer algo, lo examinas porque quieres validar algo, quieres saber el estado en el que se encuentra y distingues sus características. Creo que Dios primero los envío allí para que ellos vieran su misericordia y el lugar al que El los quería llevar. Dios quería que tuvieran una visión clara de sus propósitos y que lograran conquistar lo que les prometió. Pero a la misma vez, Dios pudo haberlos llevado allí para que reconocieran el estado actual de su interior. No sé si estás de acuerdo conmigo, pero Dios, cuando venimos a sus caminos, nos entrega una visión, tenemos un propósito y nos dirige para lograr vivir el llamado que Él nos dio para nuestras vidas.

Como mujer, también deseo vivir en mi propósito. Reconozco que desearlo ardientemente no es suficiente para vivirlo. Lo esencial es la intimidad con Dios, pero atreverse a conquistar el propósito, de acuerdo a su voluntad, es sacrificado y requiere valentía para trabajar en muchos aspectos. Los 12 espías fueron a reconocer la tierra que Dios les había entregado; hasta tuvieron la oportunidad de tomar frutos de la tierra y transmitirles a otros la bendición de Dios pronta a arrebatar. Los 12 líderes tardaron 40 días para llegar. Hubo un lapso de tiempo, después de ver hasta donde Dios los quería llevar, donde ellos pudieron haber enfrentado cansancio, sed, desánimo, batallas mentales, entre otras cosas que como seres humanos nos sucede. Esas cosas, al no ser canalizadas sabiamente y a la luz de la palabra, pueden llegar a desviarte del propósito de Dios. Al llegar donde Moisés, se le dio la información del estado del lugar. Ellos estaban conscientes de que sí era un lugar que fluía leche y miel, conforme Dios ya les había hablado. En la información dada, declararon que era un pueblo fuerte y sus ciudades eran grandes, y fortificadas. A veces, los retos de Dios exigirán dar más de ti, porque El conoce todo el potencial que depositó en ti y quiere desarrollar en ti. Caleb, uno de sus líderes, tuvo una actitud valiente; los motivó a tomar acción y posesión porque sabía que Dios ya se los había dado. Esa actitud, es la que necesitamos nosotras siempre para dirigirnos a conquistar nuestro propósito en Dios. Es un salto de fe. Es donde nos retamos a nosotras mismas a crecer porque le creímos a Dios. En la actualidad, muchas actitudes internas detienen el propósito de Dios para nuestras vidas. Si realizamos una introspección de nosotras mismas, vamos a encontrar cosas de las cuales necesitaremos crecer. Muchas veces podemos enfrentarnos a la baja autoestima, aun sabiendo que somos hijas de Dios y que todo lo podemos en El, que nos da la fuerza para seguir hacia adelante. También Dios nos dice,

“Y me ha dicho: Bástate en mi gracia; porque mi poder se perfecciona en la debilidad. Por tanto, de buena gana me gloriaré más bien en mis debilidades, para que repose sobre mí el poder de Cristo. (2 Corintios 12:9)

En nuestra humanidad enfrentaremos luchas. A veces, tenemos un trasfondo de vivencias que han influenciado o viciado nuestra persona; cosas de las cuales tenemos que reconocer para empezar a trabajarlas. A eso yo le llamo debilidades, que si le permitimos a Dios trabajarlas en nosotras, y mostrándole la disposición para que nos ayude a enfrentarlas y vencerlas,  podremos ver el poder de Cristo vivo en nuestras vidas y ver cambios desde el interior.

En esta historia, hubo varones que asumieron una actitud que a Dios no le agradó. A veces me pregunto, ¿mi actitud reflejará realmente que le creo a Dios? Esos varones, llevaron el mensaje equivocado al pueblo y transmitieron temor. Colocaron primero sus emociones y actitudes negativas antes que la palabra de Dios, y no se mantuvieron enfocados en la promesa. No importa que el reto o propósito se vea grande o imposible de alcanzar, tener la certeza y asumir la actitud correcta te llevará a alcanzarlo porque le creíste a Dios. Esa actitud honra a Dios. Saber tu posición en Dios y actuar de acuerdo a ella lo exalta. Y como líderes, nuestra actitud será vista y el resultado será lo que logremos transmitir.

Me gusta mucho cuando Dios le dice a Moisés lo siguiente:

“Pero a mi siervo Caleb, por cuanto hubo en él otro espíritu, y decidió ir en pos de mí, yo le meteré en la tierra donde entró, y su descendencia la tendrá en posesión.” (Números 14:24)

Es evidente que su actitud fue agradable a Dios. Es una actitud que da paso a manifestar la gloria de Dios. Es una actitud que invita a Dios a que otros puedan ver su poder. Por eso, como mujeres, nos urge trabajar diariamente con nosotras mismas desde el interior.

Salto de Fe

Oración:

Señor Jesús, hoy te invito a entrar a mi vida nuevamente. Mientras medito en mi corazón, hazme entender en qué áreas debo mejorar para dirigirme al propósito que Tú tienes para mi vida. Ayúdame a crecer desde mi interior. Muéstrame que actitudes detienen mi desarrollo hacia el propósito, dame las herramientas para mejorar cada día. Y sobre todas las cosas, enamórame más de ti y ayúdame a dar un salto de fe. Amén.

 

 

cropped-makeup_20170602230846_save4257.jpg
Por Lisa Rodríguez

 

 

 

 

2 comentarios sobre “Solo un Salto de Fe

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s