Ana, una Madre Ejemplar

14 de mayo de 2017
Dedicado en especial  a Marta E. Ríos.

Lectura Bíblica: 1 Samuel 1:9-10; 1 Samuel 2

“Y se levantó Ana después que hubo comido y bebido en Silo; mientras el sacerdote Elí estaba sentado en una silla junto a un pilar del templo de Jehová, ella con amargura de alma oró a Jehová, y lloró abundantemente.”

En la biblia hay diferentes madres que sobresalen por como fueron con sus hijos. En especial una llamó mi atención. Su nombre es Ana y en cierto tiempo fue una mujer estéril . Era tanta su aflicción que ella hizo voto a Dios. (Ver 1 Samuel 1:11) Escogí a esta sierva porque en cierta manera visualizo a mi madre en su forma de actuar, así como lo hizo Ana. Mi madre no fue estéril, tuvo 6 mujeres y 3 varones; pero lo que me hace identificarla con Ana es su entrega: a Dios y a su responsabilidad como madre.  Al orar a Dios por un hijo y hacer voto para dedicarselo por completo; demostró que aún si Dios le concedía un hijo estaría dispuesta a guiarlo por el buen camino. En muchas maneras he visto a mi mamá darse por completo para que sus hijos puedan crecer en muchas áreas, que antepone ser madre antes de todo. La he visto perder sueños para que sus hijos puedan salir adelante, he visto en ella lo que hoy en la actualidad escasea. A pesar de que no es ajena a sufrir ciertas cosas, siempre da la batalla por sus hijos.

Esa pasión que ví en Ana al orar a Dios, es la misma pasión que veo en ella con sus hijos. Muchas veces no reflejará a simple vista su dolor por nuestras malas decisiones, pero nunca faltan sus consejos. Como hija, no conozco lo que realmente guarda en su corazón cuando se encuentra sola en su aposento, y las veces que pide a Dios por todos sus hijos; pero un corazón de una madre es capaz de muchas cosas por ver bien a sus retoños. Su mirada esta puesta a largo plazo y nunca pierde de vista su propósito. Mujer fuerte, luchadora, firme en sus decisiones y que sabe que los hijos son una responsabilidad muy grande. Mi madre es más de lo que yo misma pueda alcanzar. Ella es un gran ejemplo en muchas áreas. Activa, nunca se limita, impulsa a sus hijos a crecer, nos da herramientas, nos corrige, entre tantas cosas positivas. Ana también miró a su hijo de la misma manera. Sabía que si Dios le concedía un hijo, el único camino para guiarlo correctamente y viva su propósito era dedicarselo a Dios.

Así como Ana realizó un voto, en un momento de su vida, ella lo hizo. Cuando vió que un hijo pudo perder su vida delante de sus ojos y en esos momentos sentirse imposibilitada para salvarle la vida, solo mirar hacia arriba fue su última opción, y oró. Y desde ese día, nunca fue igual. Hoy te honro mamá. Feliz día de las Madres.

 

cropped-makeup_20170602230846_save4257.jpg
Por Lisa Rodríguez

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s